Cómo Cuidar la Flor de Pascua (poinsettia) estas Navidades

Llegan las Navidades y compramos o nos regalan un poinsettia, la planta típica de estas fiestas. Entonces te preguntas cómo cuidar la flor de pascua para que no se te muera y aguante lo más posible. Los cuidados de la poinsettia no son nada del otro mundo, pero si no estás acostumbrado a mantener flores o plantas en casa, puede que te sientas confuso o incómodo porque no quieres matar la planta pasadas las fiestas.

No existe un método de cómo cuidar la flor de pascua de tal forma que nos dure con las hojas rojas todo el año. Ni siquiera unos 3 meses. ¿Han habido poinsettias que han durado 3 meses o más? Por supuesto. La biología no es una ciencia exacta como las matemáticas. Esta planta te puede durar 2 días o 4 meses y las razones para ello pueden ser múltiples.

Para entender como cuidar la flor de pascua, hemos de analizar el origen de está planta. Los cuidados de la poinsettia son extraños porque se trata de un arbusto más emparentado con los cactus, que con los árboles. Esto nos quedará claro cuando veamos sus requerimientos. Además, se trata de un arbusto originario de México (y otras partes de Sudamérica) y en su habitat original le gusta estar en lugares abiertos y cálidos con una temperatura estable. Florece de noviembre a febrero cuando los días son más cortos.

👉 Las 3 Reglas de la Poinsettia o Flor de Pascua

  • Nada de corrientes. Ni frías ni calientes. Nada de estufas, ni lugares de ventilación
  • Luz abundante con temperatura estable dentro de casa
  • Poca agua y riego por inmersión

Sustrato: Universal

Este arbusto no es exigente con el sustrato. Podemos usar sustrato universal. No obstante, se le puede añadir algo de perlita adicional para airear y expulsar todavía más el agua sobrante del riego.

Riego y Agua: con Moderación

No podemos mantener, ni cuidar la flor de pascua en buen estado fallando el riego. Se la debe regar poco y preferentemente por inmersión de la maceta en agua, para que el sustrato se empape desde abajo hacia arriba. Es importante no mojar jamás las hojas ni las flores.

Podemos espaciar todavía más el riego si le damos a la planta un toque de humedad suave. Mucha gente «polvoriza» agua sobre las hojas y deja la maceta encima de unas piedras con agua, para elevar la humedad. No es la forma que tiene la naturaleza de «como cuidar la flor de pascua» en su hábitat natural. Se trata de un «plan B» que le funciona a mucha gente porque simula las noches en su entorno original.

Sol y Luz: Luminosidad

Los cuidados de la poinsettia requieren que esté cerca de una fuente de luz. Le gusta la luz y también las temperaturas cálidas de entre 18 y 25 grados centígrados. No podemos situarla cerca de ninguna fuente de calor, por ejemplo estufas, radiadores o calefactores. Tampoco al lado de una ventana que usemos para airear la casa, como la ventana de la cocina. El sol directo le afectará negativamente. Eso sí, le gustan los aires limpios y ventilados, pero no la pongas en medio de la corriente.

Abonado

No es necesario abonarla durante la época de Navidad, porque la planta ya ha adquirido todos los recursos imprescindibles para la floración.